La hernia

Dos de los tipos más corrientes de hernias son exclusivamente masculinos y se producen cuando una parte del intestino se sale de su sitio a través de una abertura causada por un debilitamiento interior del tejido de la pared abdominal, y se desplaza hacia la ingle (hernia inguinal directa) o el escroto (hernia inguinal indirecta). Existen otros tipos de hernias hacia el exterior, como las umbilicales, pero también existen hernias internas, como la hernia del hiato esofágico (el estómago se desplaza hacia el tórax).

Las hernias inguinales suelen aparecer durante un esfuerzo físico, como por ejemplo levantar un peso excesivo. Muchas veces se nota una sensación de desgarro interno en la ingle durante el esfuerzo. Pueden ser muy dolorosas o pasar totalmente inadvertidas, generalmente cuando se desarrollan poco a poco, hasta que son descubiertas en reconocimiento de rutina. A menudo, el bulto característico de la hernia se nota al toser o al inclinarse.La-hernia

Los síntomas característicos de la hernia son: incomodidad en la zona del abdomen al levantar peso o al doblar la cintura, sensación de presión excesiva en la zona de la ingle, bulto doloroso en la ingle o el escroto, hinchazón o dolor en el escroto.

A veces, la hernia no requiere un tratamiento específico y el médico puede devolver el tejido desplazado a su sitio, lo que se conoce como “reducir la hernia” pero esto suele ser sólo un remedio temporal. Si la hernia es molesta o dolorosa, una faja o braguero que sujete bien la zona abdominal puede aliviar las molestias, pero nunca corregir el problema o prevenir futuras complicaciones (al contrario, los cirujanos se quejan de que los pacientes que han llevado bragueros desarrollan adherencias internas que dificultan mucho su solución quirúrgica). 
tipos de hernias

Es posible que un trozo de intestino quede atrapado en la hernia, y quede cortada la circulación de la sangre. La estrangulación de esta parte del intestino puede provocar su necrosis (destrucción por falta de oxígeno) y producir un dolor muy agudo. Este es un caso de urgencia, que requiere una intervención quirúrgica inmediata, para prevenir complicaciones graves.

La cirugía de la hernia suele responder a dos modalidades: la herniorrafia Es la técnica más antigua y consiste en practicar una incisión, devolver el contenido de la hernia hacia el abdomen y reforzar el músculo y los tejidos debilitados con puntos. En la hernioplastia se utiliza además una malla de fibra artificial para fijar con más fuerza el músculo. Estas intervenciones se suelen realizar con anestesia raquídea o epidural, e incluso en centros especializados y en pacientes predispuestos, con anestesia local).

cirugia de hernia inguinal

En los últimos años, también se ha utilizado a menudo la laparoscopia. Con este procedimiento, el cirujano inserta un haz de luz de fibra óptica y una diminuta cámara de video a través de pequeñas incisiones en la pared abdominal. Es una técnica muy beneficiosa para los pacientes, porque disminuye el período postoperatorio y deja cicatrices de mucho menor tamaño que las causadas por los procedimientos tradicionales.

A diferencia de estos, la laparoscopia requiere anestesia general, lo cual supone un riesgo adicional y un poco más de tiempo de hospitalización. Cuando el paciente prefiere la anestesia local o epidural, puede salir por su propio pie poco tiempo después de la intervención, la cual dura normalmente entre tres cuartos de hora y hora y media. En todos los casos, es posible comer y moverse con naturalidad en cuanto se abandona el hospital. Suele estar desaconsejado levantar un peso superior a 10 kilos durante las seis semanas posteriores a la intervención, que es el tiempo que tardan los tejidos en cicatrizar adecuadamente.

Prevención

Para prevenir la aparición de hernias es conveniente mantener una dieta rica en fibras que facilite el tránsito intestinal y limite al máximo los esfuerzos para defecar; también se debe evitar el levantamiento de pesos excesivos o cualquier esfuerzo físico que requiera excesiva presión de los músculos abdominales; los pacientes con enfermedades respiratorias que se suelen acompañar de tos, como el asma, también tienen mayor incidencia de hernias; como precaución general, mantener una buena forma física y un peso corporal adecuado es una de las mejores y más inteligentes medidas de prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *