¿Es usted hipocondríaco?

Es-usted-hipocondriaco

¿Es usted hipocondríaco?

La hipocondría, en general, es un trastorno vinculado con la ansiedad y la depresión. En muchos casos, la hipocondría es un síntoma más dentro de un cuadro depresivo, especialmente entre ancianos. Las señales y síntomas que el hipocondríaco siente en su cuerpo son, en muchas ocasiones, síntomas somáticos de su propia depresión. Es pues, un pez que se muerde la cola. El hipocondríaco parece que no tenga otra preocupación que el análisis minucioso y exhaustivo de su propio cuerpo, obsesionado en detectar la más mínima anomalía o desarreglo. Diariamente se toma el pulso, la temperatura o la tensión arterial. Interpreta de manera catastrófica cada signo que aparezca en su cuerpo, como pueda ser un lunar o una pequeña herida. Cada pequeña molestia, como la tos o un incremento en los latidos del corazón, son percibidos como los indicios de una enfermedad grave que le puede ocasionar la muerte.

En definitiva, el hipocondríaco vive poseído por el miedo a la enfermedad. Un miedo fóbico e irracional. Aunque el médico le asegure que su estado de salud es excelente, el hipocondríaco no siente el más mínimo alivio y achacará al médico desinterés por su caso. En muchos casos, el paciente se siente una víctima, un incomprendido – ¡él es el único que sabe que tiene una enfermedad grave! – y proyecta su frustración tanto sobre su médico como sobre los amigos y familiares.
En muchas ocasiones, esta obsesión por un desarreglo imaginario puede transformarse en una variación orgánica real, son reacciones psicosomáticas. Si estamos convencidos de que nos encontramos mal, al final nos encontraremos mal de verdad.

Tratamiento
En principio, el médico debe asegurarse siempre que el hipocondríaco no esté en lo cierto. Una vez descartada esta posibilidad, llega el momento de tratar el trastorno hipocondríaco del paciente.
Para superar la hipocondría es necesaria una terapia cognitivo-conductual, que ayude a combatir la angustia y el miedo.

Se utiliza, de esta forma el método de exposición a las sensaciones corporales. La hipocondría es causada por la angustia insuperable que provoca el miedo a la enfermedad, ya que la enfermedad es percibida como algo contra lo que no se puede luchar; el tratamiento se enfoca, pues, a aprender a luchar contra las situaciones temidas sin miedo. No hay que huir de los males, sino afrontarlos.

También resulta básico cambiar la percepción que tiene el hipocondríaco de su propio cuerpo. El enfermo está en permanente lucha contra su cuerpo, al que ve como algo que sólo le genera dolor. Recuperar la autoestima, y descubrir que el cuerpo también puede ofrecernos sensaciones agradables y placenteras, es básico para olvidarse para siempre de la hipocondría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *